lunes, 22 de marzo de 2010

13 de marzo, La Trastienda



Sábado 13 de marzo, 20 horas, uno de los últimos calores del verano ronda en la Ciudad, la noche se acerca con elegancia. En Palermo, unas 100.000 personas abrazan a los hermanos chilenos junto a Andrés Calamaro, Gustavo Cerati, Los Fabulosos Cadillacs y León Gieco, entre otras figuras locales. En San Telmo, algunos privilegiados, unos 650, abrazan a los músicos de De Bueyes (ex Bersuit) y al guitarrista de una de las bandas más grandes del mundo, The Strokes. Sic, el virtuoso Albert Hammond Jr. se acercó a La Trastienda para presenciar el show de Tan Bionica, una banda que dejó de ser una revelación y a esta altura ya forma parte del mainstream local.

20.15, las psicodélicas melodías de “The roots of Chicha” que apaciguaban la espera terminan, el telón se abre y un video rememora los mejores momentos del “Huracán Tour”, la gira que llevó a Tan Bionica a recorrer gran parte del país durante el 2009. Unos minutos más tarde, Chano, Bambi, Diega y Seby suben al escenario y el público enloquece al ritmo de Chica Bionica, Tapa de moda, La depresión, Vidas Perfectas y Primavera.

Luego de 35 minutos a pura potencia, el huracán pasa y la voz de Chano, más quebradiza que nunca, lidera una versión acústica de La Ensalada, el resto de la banda acompaña con guitarras. El telón se cierra, el público suspira, la emoción queda en el aire.

Pocos minutos después, Tan Bionica devela uno de sus secretos mejor guardados, el video de Lunita de Tucumán, una balada dulce de letra trágica que el director Juan Chappa supo convertir en un intenso video conceptual donde queda a la vista que la actriz Belen Chavanne podría tranquilamente ser una chica Almodóvar.

El video finaliza y parece que las sorpresas han terminado, sin embargo Tan Bionica tiene un as bajo la manga. El telón se abre y La Trastienda explota con una versión muy bien lograda de La Soledad, de Bersuit, junto con De Bueyes (Pepe Céspedes, Osky Righi, Dani Suárez, Cóndor Sbarbati y Martín Pomares). Los mismos músicos también interpretan Pastillitas del Olvido, un tema melancólico con son rioplatense que formará parte del nuevo disco de Tan Bionica. La sala late, el público ovaciona.

El show continúa y con la misma energía del comienzo, Chano hace bailar y cantar a los presentes con hits como Arruinarse, que forma parte de los rankings de las radios más importantes del país, Veneno, Yo te Espero y Mis Madrugaditas, entre otros.

22.30, se acerca el final, suenan los acordes tristes de Obsesionario en La Mayor, una canción nueva que seguramente se convertirá en un clásico de la banda. En el campo, los más sensibles lloran, los más fuertes intentan no hacerlo, no todos tienen éxito.

Ahora si, Lunita de Tucumán marca el final del camino, todos cantan, incluso los que no conocen la letra. Saludo final y hasta la próxima. Ahora Tan Bionica deberá consolidarse en Rosario (donde tocará el viernes 19 y sábado 20 de marzo) y en Córdoba (hará un show el domingo 21 de marzo), dos plazas que le sientan bien. Además, quien sabe, quizás pronto se materialice la invitación de Albert Hammond Jr. y Tan Bionica abrace el sueño de compartir escenario junto a The Strokes.

martes, 9 de marzo de 2010

CHANO ESCRIBE

Esta mañana lo vi muy mal. El único hombre capaz de curarlo, antes de verlo me adelanto por teléfono que la situación era muy compleja. Dijo que ya estaba muy viejito, que su cuerpo ya no funcionaria y que su alma tenía ganas de irse. Argumento que clínicamente era imposible salvarlo.¨ Solo puede salvarlo un milagro dijo. Siempre me resistí a avalar todo lo que decía la ciencia y deposite mi fe y mi creencia en los irracionalismos, pero esta vez era muy difícil que se salve. Yo, sin ser un entendido en la materia, me di cuenta que no quedaba mucho por hacer.
A la mañana se acerco Diega para ofrecerme toda su ayuda. Observaba desde lejos la charla que yo tenia con ese hombre y se daba cuenta que mi optimismo era casi un absurdo. Que ya estaba todo dicho, que la vida es así, que la existencia es un camino en el que debemos estar constantemente aceptando las perdidas, que la vida se trata de aceptar las ausencias.
Se le notaba que quería darme un abrazo, como muchas veces los hizo. Pero tal vez no me lo daba para no terminar de sepultar mis expectativas, quizás para postergar unos minutos más mi camino a la aceptación.
L a tristeza se me notaba a mil kilómetros, pero aun no estaba dispuesto a enfrentarme con esta tragedia.
Cuando llego Bambi el tipo se estaba yendo. El no había escuchado nada de lo que había dicho el profesional, pero cuando se sentó frente a el y lo toco, se le transformo la cara inmediatamente. No me dijo nada me miro a los ojos lo miro a Diega y no tardaron sus ojos en comunicarme que hasta los milagros eran imposibles en este caso.
Bambi es mi hermano y creo que lo amaba tanto como yo, pero parecía estar mas entero o al menos mas avocado a contenerme, tal vez para gambetear el sentimiento o quizás por que sabia que para mi seria muy difícil la vida después de esto, la música después de esto, mi casa a la madrugada cuando todos duermen. Después de esto.
Sebi me dijo que a todos nos va a llegar este momento. Que lo abrace fuerte y le diga chau.
Al llegar la tarde acepte un poco más la perdida.
Mi guitarra nunca va reproducir el sonido de su voz, pero me va a regalar otras canciones.
En mi casa siempre va estar ese agujero gigante que me hará recordarlo.
Y en mi corazón el sonido de sus Do mayores desafinados.
Jamás voy a olvidar la mañana del 9 de marzo en Saavedra junto a Bambi, Diega y Sebi, cuando le diagnosticaron a mi Piano la desafinación crónica, la muerte musical.

El sábado en la trastienda les cuento si me compro otro o como sigue la historia.
CHANO